Aurea de Sarrá: Investigación paranormal en la casa de la bailarina

Nos hemos desplazado a la que fue hasta su muerte, la casa de Aurea de Sarrá, una olvidada bailarina a día de hoy pero que cosechó grandes éxitos durante la década de los años 20 del siglo pasado. Durante la Investigación paranormal, una serie de voces y sombras nos acompañan. Golpes, psicofonías e incluso una voz directa que nos puso el vello de punta. 
A los pies de un castillo de origen medieval, en una pequeña población que apenas llega al centenar de habitantes, nos encontramos una vieja casa a la cual, el tiempo y el vandalismo, no ha perdonado. A simple vista parece una edificación olvidada más. Quizá por su forma, su torreón, su jardín con fuente, podríamos llegar a la conclusión que perteneció a una familia de cierto poder adquisitivo. La verdad es que fue más que eso. Allí residió y acabó sus días una gran personalidad adelantada a su tiempo y que, como en otros muchos casos, murió sola y olvidada. Y es que siempre se ha dicho que España es, en ocasiones, una madre ingrata.

¿Quién es Aurea de Sarrá?

Aurea Serrá y Adriá, la cual sería conocida artísticamente como Aurea de Sarrá, nace en 1889, en Barcelona. Hija de Emilia Adríá y Serrá, la cual era viuda de José Sarrá, un rico farmacéutico que hizo fortuna en Cuba. Aunque popularmente se cree que este era el padre de Aurea, todo parece indicar que no es así, pues ella nació doce años más tarde de su muerte. Que usase dicho apellido en su nombre artístico se debe a la estrecha relación que mantenía con su hermanastra, Emilia Sarrá, la cual sí era hija natural de José. Desde 1891 vivió con José Batlle y Rosa Arquer, los cuales ejercieron de padres adoptivos. Persona autodidacta e influenciada por grandes bailarinas de la época, como fue Isadora Duncan y Eleonora Duse, debutó entrado el nuevo siglo presentando una serie de danzas llamadas “Cantos plásticos”. Con ropajes inspirados en la antigua Grecia, tocado de espigas y completamente descalza, danzó dando vida al arte antiguo grecolatino. Fue autora de numerosas obras como “Danzas trágicas”, “Danzas de fantasía”, “La favorita de Ramsés” y “La danzarina del rey”. Su arte no se limitó a nuestro país, donde debutó en el teatro Eslava de Madrid, sino que viajó a gran cantidad de países donde su arte fue apreciado y reconocido. En Paris fue honrada con el nombre “Gran trágica de la danza”, también actuó en Londres e incluso cruzó el océano, realizando una gira por Buenos Aires, Argentina. Pero donde actuó en varias ocasiones fue en Egipto, ganando la alta estima de la familia real egipcia, e Italia, donde incluso obtuvo la admiración del propio Mussolini. Pero el culmen de su carrera fue obtenido en Grecia, donde actuó incluso en el teatro de Dionisio, a los pies de la acrópolis de Atenas, ganándose grandes críticas de la prensa y la intelectualidad del país. Forjó estrecha amistad con los importantes poetas Koster Palamás y Kostandinos Kavafis. Incluso el presidente griego le otorgó de propia mano la prestigiosa condecoración de la orden del Fénix. Pero a su vuelta, también se ganó poderosos enemigos. Los firmantes del manifiesto amarillo, entre los que se encontraba Salvador Dalí, los cuales tacharon a Aurea de pseudoclásica, amoral, frívola y otros más calificativos.

Aurea se junta con José Francés, un crítico de arte madrileño que estaba casado, y ambos tienen un hijo al que llaman Alberto. Aunque hay fuentes que afirman que José lo adopta y se desconoce quién era el padre biológico. Emilia, la hermanastra de Aurea, muere en 1930, dejándola de heredera de todos los bienes e inmuebles familiares. Entre estos se encuentran viviendas en la Habana, el castillo y la casa, la cual mandó construir José Sarrá, y que no pudo disfrutar debido a que fallece en 1877, el año exacto en el que la vivienda se termina de construir. En esta década las actuaciones de Aurea disminuyen hasta dejar por completo la danza y la casa es usada de residencia veraniega. Estalla la guerra civil y Aurea y su familia llegan a recibir amenazas debido a su riqueza. En 1939, mientras la pareja estaba refugiada en la embajada de Rumanía en Madrid, el ejército republicano se batía en retirada y Enrique Líster y un contingente de hombres se refugiaron en la propiedad, saqueando y causando importantes destrozos.

Acabada la contienda retomaron la normalidad. Aurea siguió con su vida retirada de los escenarios, gozando junto a su pareja de una rica vida codeándose con la alta sociedad, que recibían tanto en su palacete de Madrid como en la casa de Arenys. La mujer de José muere en 1950 internada en una institución mental, y este se casa con Aurea. Ella contaba con 61 años y él 67. Poco a poco el ocaso llega. Aurea, para mantener su ritmo de vida, se ve obligada a ir vendiendo propiedades de su herencia. Y no solo eso, su marido muere en 1964. Con 75 años decide retirarse a la casa de Arenys. Allí pasa sus últimos años de vida, sola, prácticamente arruinada, sin apenas recibir visitas de su hijo. Y lo que es peor: condenada al ostracismo. Atrás habían quedado sus días de esplendor y reconocimiento, realizando aquello que amaba. Muere en 1974, a los 85 años, recibiendo sepultura en el nicho familiar, que se encuentra frente a la casa, en los muros del castillo y al lado de la puerta de la iglesia que allí se ubica. Allí ya descansaba su hermanastra Emilia y más tarde lo haría su hijo Alberto.

Psicofonías en la casa abandonada de Aurea de Sarrá

De esta casa mucho se ha dicho. Existen innumerables testimonios que hablan de fenómenos de la mano de grupos que van allí con la intención de captar lo insólito. A continuación, os mostramos un vídeo de Víctor, del grupo GAM, el cual tuvo la valentía de quedarse a dormir en la casa en completa soledad. Unos pasos, seguidos de la activación de un sensor de movimiento, lo sorprendieron:

También existe gran cantidad de testimonios de personas anónimas que no iban con la intención de buscar nada y se toparon con lo desconocido. Estos hablan de apariciones, de una sombra femenina que se asoma en el torreón, de sonidos extraños, lamentos, música. ¿Qué hay de verdad en todo esto? Descúbrelo junto a nosotros.

Sed bienvenidos al otro lado. Esto es…  Grupo Zero Investigación.

A continuación, os dejamos con una serie de fotos de Aurea de Sarrá:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *