La lepra en España: la historia de los hospitales de leprosos

La lepra trajo consigo la construcción de múltiples hospitales de leprosos en España. La historia de esta enfermedad es extensa y, como en otras dolencias, también ha supuesto un impacto en la sociedad.

La humanidad, desde su existencia, ha tratado de lidiar con las enfermedades, a pesar de que en muchas ocasiones no tenían explicación para ellas. Aunque antiguamente no se podían explicar muchas cosas, los causantes eran enemigos invisibles: virus y bacterias. A día de hoy la medicina está muy avanzada y ha conseguido mejorar a niveles insospechados la salud y calidad de vida de gran parte del mundo, pero esto no siempre fue así. Grandes pandemias como la peste negra en Europa mermaron a la mitad la población europea. 

La tuberculosis es otro ejemplo. Mal ya erradicado en Europa, se trata de una enfermedad bacteriana extremadamente contagiosa que afecta principalmente a los pulmones, pero se puede desplazar a otros órganos.

Reportaje de investigación paranormal en el hospital de los leprosos

La historia de la lepra en España

Este mal estaba tan arraigado en nuestra España en siglos pasados que para controlar la enfermedad se construyeron múltiples sanatorios y preventorios a lo ancho y largo de nuestro país. Por ello contamos con gran cantidad de estos edificios, los cuales hemos visitado, y que sin duda vosotros recordaréis. Pero existieron otro tipo de lugares no menos importantes y que sirvieron para controlar una enfermedad que condenaba a algo casi peor que la muerte: al rechazo y el olvido.

La lepra es una enfermedad infecciosa y está presente en la humanidad desde tiempos remotos. La causante es una bacteria, descubierta en 1874 por el médico noruego Gerard Armauer Hansen. Sus síntomas son muy característicos, pues gran parte se muestra a modo de afecciones cutáneas. El resto del cuerpo del paciente sufre un gran deterioro, se generan nódulos y granos, inflamaciones, y si la enfermedad sigue avanzando se puede llegar a la deformidad, pérdiendo partes de las extremidades así como el cartílago de la nariz y orejas, llegando incluso la propia muerte. 

hospital de leprosos abandonado
Cámara de visión nocturna en el hospital de los leprosos abandonado

La Edad Media, el caldo de cultivo para la lepra

Durante la Edad Media, la lepra se consideró un mal muy extendido. Los leprosos quedaron condenados al rechazo extremo por miedo al contagio. En la actualidad se ha demostrado que es una enfermedad poco contagiosa, sobre todo si se trata, y que necesita de parámetros muy específicos para pasar de persona a persona.

Pero por aquellos tiempos, la pobreza e insalubridad de la sociedad era un caldo de cultivo perfecto para la enfermedad. El pavor que existía en la sociedad a contraer la enfermedad, supuso que los enfermos quedaran al margen de la sociedad, repudiados y obligados a convivir en comunidades de leprosos donde hacían una vida más o menos normal, con personas que sufrían su mismo mal. No había tratamiento alguno, tan solo la oración a iconos religiosos como San Lázaro, patrón de los leprosos.

Ese mismo nombre reciben las tablillas que los leprosos estaban obligados a llevar. Las tablillas que tenían que chasquearse a su paso para así advertir de su proximidad y que la gente se apartara de su camino. Además, si con suerte no eran expulsados con violencia, podían ganar alguna limosna de algún alma caritativa. La lepra siguió siendo estigmatizante incluso en el siglo XX.

Hospitales de leprosos en España

En España, en 1909 se efectuó a demanda de la sociedad de patologías exóticas la exclusión sistemática de los leprosos en leproserías. Prácticamente como antaño, estos serán reubicados en pequeños poblados o ciudades para este fin, alejados de la civilización, donde poder hacer una vida prácticamente normal y con atención médica en el lugar. Una sociedad se establecía al margen de la sociedad, viviendo ajenos al mundo pero haciendo una vida prácticamente normal. La última de estas leproserías de todo el continente la tenemos en nuestro país: la leprosería de Fontilles, en Alicante. Obviamente esta leprosería nada tiene que ver con lo que simbolizaban en antaño. Por una parte, es hogar de antiguos pacientes ya curados que allí hallaron calor y comprensión. Por otro, un centro de investigación sobre este tipo de enfermedades.

Investigación en la leprosería abandonada
Fragmento de investigación en la leprosería abandonada

El lugar que abordamos en este reportaje es una de esas leproserías, una auténtica ciudad destinada a este tipo de enfermos. Cuenta con sus calles, plaza, multitud de barracones y una farmacia. También un hospital donde centraremos parte de la investigación, e incluso se dice que existe un calabozo. Aunque no tenemos reportes de fenomenología paranormal, un enclave como este, con tantas historias, emociones de dolor y alegría, tiene que existir una fuerte carga o impregnación. Incluso quizás siguen habiendo antiguos residentes que se niegan a abandonar lo que fue su hogar

Sed bienvenidos al otro lado. Esto es… Grupo Zero Investigación.


Si te ha gustado, te invitamos a que te pases por este otro artículo donde te contamos la investigación realizada en el manicomio de la desesperación:


Fuentes consultadas:

https://www.abc.es/espana/la-transicion-espanola/…

https://www.lavanguardia.com/local/valencia/…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La lepra en España: la historia de los hospitales de leprosos”