Manicomios en España abandonados: lugares de la desesperación

Investigamos los fenómenos paranormales en uno de los manicomios de España abandonado. Te contamos su contexto histórico y te mostramos imágenes del enclave. En muchas ocasiones nos preguntáis que lugar es nuestro favorito, en cual nos gustaría pasar toda una noche investigando. Es una pregunta difícil ya que todos los sitios tienen un algo que los hace especiales. Y aunque cuentan con un denominador común, que son los fenómenos paranormales, cada lugar tiene una historia interesante que puede ser el desencadenante de estos. Podríamos dividirlos de la siguiente forma. Tenemos los hospitales y sanatorios. Qué podemos decir de ellos que no sepáis. Lugares de enfermedad, de sufrimiento, y en ocasiones, de muerte. Estos hechos parecen marcar el lugar con una impronta invisible.

Sanatorios y manicomios de España

A lo largo de la geográfica podemos identificar varios manicomios en España. El Sanatorios como Agramonte o Sierra Espuña son buenos ejemplos de ello. Dentro de esta categoría también están los hospitales de sangre. Estos se sirvieron en la pasada contienda de la guerra civil, hospitales a veces improvisados que servían para atender a heridos del frente de batalla o a civiles víctimas de los bombardeos. El antiguo hotel colonia Puig, lugar que no pudimos investigar y que cuenta con grandes reportes de actividad, sería uno de ellos.

Los antiguamente llamados manicomios siempre han concentrado mucho dolor y desesperación. Y más en el pasado, cuando las enfermedades mentales eran un duro estigma, y más que centros de tratamiento eran lugares de reclusión que servían para alejar de la sociedad a estos enfermos, donde los malos tratos eran algo habitual. Aunque ya entraríamos en tiempos modernos y esas prácticas inhumanas no existían, tenemos el mal llamado psiquiátrico de Cheste, centro infantil y adolescentes con discapacidades, pero que las emociones de todo tipo se han concentrado en el edificio.

Las residencias de ancianos: enclaves también propensos a fenómenos paranormales

Las residencias de ancianos y antiguos asilos también son enclaves propensos a este tipo de fenómenos. Lugares donde los ancianos pasan el final de sus días esperando el ocaso. No es extraño encontrar testimonios de encuentros con lo insólito por parte de trabajadores de estos centros en activo. Y si hablamos de viejos asilos donde no solo había ancianos, sino también enfermos mentales e incluso huérfanos, el lugar concentra un cóctel de emociones, de dolor, que lo acaba marcando. Y para muestra tenemos nuestra investigación en el llamado asilo de los espíritus. Por último, y aunque parezca tener poca o ninguna relación con los anteriores, tenemos los monasterios, conventos, incluso seminarios, y todo tipo de templos o edificios religiosos.

¿Qué tienen estos lugares de culto o retiro espiritual para que sean imán para supuestas entidades de otro plano? Todos y cada uno de estos lugares son el objetivo favorito de los cazadores de fenómenos paranormales, pues son muy propicios a albergar lo insólito entre sus paredes. Aunque con mucha diferencia los sanatorios y manicomios abandonados son los sitios más cotizados para la investigación. ¿Pero qué ocurre si cogemos todos estos lugares y los fusionamos en uno solo? Que obtenemos como resultado el lugar que hoy os traemos.

El contexto histórico del enclave

El sitio de esta investigación es uno de esos con el que sueña cualquier investigador de fenómenos paranormales o aficionados al urbex. Tiene todos los requisitos para una exploración, sea del tipo que sea. Un edificio tremendamente gigantesco y con una conservación más que notable. Pero por si fuera poco cuenta con una historia verdaderamente interesante, con múltiples y variados usos. El enclave se levanta en un primer momento como monasterio hace varios siglos atrás. Aunque alberga varias ampliaciones y remodelaciones, su uso inicial se extiende durante largo tiempo. No estuvo exento de sufrir las numerosas revueltas y contiendas del pasado, inclusive la invasión francesa, siendo atacado y saqueado en diversas ocasiones. Tras ser clausurado por un tiempo, fue rehabilitado para diversos fines, hasta que estalló la guerra civil.

Es aquí cuando se convierte en hospital para atender a soldados enfermos o con heridas causadas en el frente. Fueron miles los soldados que por aquí pasaron, pues el centro tenía capacidad de sobra para albergar a tal cantidad de pacientes. Incluso entre estos heridos hubo soldados italianos, encontrando aquí la muerte algunos de ellos, como también la hallaron muchos soldados españoles. Atención primaria, curas, intervenciones quirúrgicas, amputaciones… todos los horrores de la guerra se dieron aquí. Luego tendríamos otra etapa interesante del lugar, que es cuando desempeñó su papel como antiguo manicomio. Aquí se albergó durante muchas décadas a innumerables pacientes aquejados de enfermedades mentales de todo tipo. Y como era de esperar en épocas atrás, el trato hacia los enfermos, así como las terapias, no eran las más adecuadas, pudiéndose clasificar en nuestros tiempos como impropias e inhumanas.

Distribución física del enclave: similar a otros manicomios en España

Este viejo manicomio abandonado, de tamaño considerable, estaba dividido en distintas zonas donde se repartían a los enfermos por grado y patología, así como también por sexos. Existían pabellones diferenciados para hombres y mujeres, y dentro de esos pabellones eran clasificados por categorías que eran determinadas por su comportamiento. Existen reportes de tratos a los enfermos muy cuestionables, como el encontrar pacientes encerrados bajo llave en el interior de una sala. Este reporte es uno de los muchos testimonios que existen sobre tratos que hoy en día no serían aceptados y no solo se daban en este centro, sino en todos los manicomios alrededor del mundo por aquellos años.

Sobre el periodo en el que fue asilo de ancianos nos ha sido imposible recopilar datos, por lo que no sabemos si funcionó como tal a la vez que centro para enfermos mentales o, por el contrario, lo hizo de manera independiente. Todo parece indicar que la segunda opción es la correcta.

Esta historia tan complicada, como era de esperar, ha dejado huella en el terreno. Un aura de misterio envuelve tétricamente el edificio. No importa que se encuentre en un paraje de gran belleza, de temperaturas agradables y bañado por el cálido sol, el lugar es ensombrecido por su convulso pasado. Y más aún cuando los pocos que se atreven a acercarse cuentan que en su interior se escuchan gritos desgarradores y fuertes golpes en puertas y ventanas, como si hubiese gente clamando por salir.

Pocos son los que se atreven a entrar en un lugar como este. Y nosotros estamos entre esos pocos. Y todo para traeros este reportaje en el cual investigamos este olvidado manicomio abandonado.

Sed bienvenidos al otro lado. Esto es…


Si te ha gustado, te invitamos a que te pases por este otro artículo donde te contamos la investigación realizada en Agramonte, otro de los manicomios en España abandonado y todo su contexto histórico:


Fuentes consultadas:

https://cadenaser.com/programa/2015/10/10/hora_14_fin_de_semana/1444442081_777173.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Manicomios en España abandonados: lugares de la desesperación”