Ouija: Un caso real documentado. Investigación paranormal

El caso Vallecas es uno de los casos más conocidos sobre ouijas a lo largo de toda la geografía española pero no el único. Un caso que ha hecho que muchos de nosotros nos replanteemos qué hay detrás del mal llamado juego de la ouija y las consecuencias que puede traer a nuestras vidas. Grupo Zero Investigación ha tenido la oportunidad de acudir a una casa que ha tenido algunos reportes paranormales desde que quienes la habitaban, decidieron sentarse alrededor del tablero hace años atrás para hacer una sesión real de ouija.

Reportaje de investigación llevado a cabo en un domicilio privado

Quienes seguís habitualmente nuestros reportajes e investigáis por vosotros mismos lugares con misterio, sabréis que es habitual encontrarlo en lugares deshabitados, de pasado trágico o tormentoso, abandonados, tétricos, que con solo verlos nos recorre un profundo escalofrío. Bien es sabido que estos lugares, ya sea por su pasado o por características que desconocemos, son un caldo de cultivo para entidades de origen y plano desconocido, las cuales no dudan en interactuar con los vivos cuando nos adentramos en su terreno. Pero, ¿qué ocurre cuando esas entidades son las que entran en nuestro terreno y deciden instalarse en una casa habitada que nada tiene que ver con esas tétricas construcciones abandonadas y olvidadas? El resultado suele ser nefasto, ya que cuando este mundo desconocido se cruza con nuestro plano, invadiendo el único sitio que podemos considerar seguro, alterando nuestro ritmo de vida y poniendo en peligro a nuestros seres queridos, la situación se convierte en un infierno. Y en ocasiones, que lo desconocido se instale en nuestra vida no es cuestión de azar, sino que somos nosotros los que le abrimos la puerta de par en par con actos imprudentes que comienzan a modo de juego.

Por mediación de nuestro amigo Salva Valero, conductor del programa Frecuencia Fantasma, nos llega una inquietante historia que no tarda en llamar poderosamente nuestra atención. Trata sobre un piso en el que, al parecer, el misterio ha decidido instalarse de forma brusca. Os ponemos en antecedentes.

Una sesión de ouija y un suicidio

Salva y el propietario de la vivienda nos ponen en situación de lo que allí parece estar sucediendo. Testigos de fenómenos paranormales que allí suceden, donde la casa parece contar con uno o más habitantes insidiosos que no son de nuestro mundo. La fenomenología aquí ha sido variada: extrañas sombras que se han dejado ver en algunas estancias, misteriosos golpes y ruidos de desconocida procedencia, incómodas sensaciones, así como captación de múltiples psicofonías. Pero al parecer, todo esto no es fruto de la casualidad, sino que hay un trasfondo negativo en esta historia y que, por desgracia, es algo común en estos casos: Una sesión ouija.

Según nos cuenta el dueño, fue en su habitación donde él y unas amigas, a principios de los 90, decidieron hacer una sesión del mal llamado juego de la ouija. Llegaron a establecer contacto con una entidad que, según su testimonio, era de carácter maligno. Y si nos ceñimos a lo que vió Salva allí años después esta teoría cobra fuerza. Y es que en la habitación donde se llevó a cabo la sesión pudo ver como una extraña sombra, alargada, se encorvaba sobre la cama como si buscase algo. Además, a la fatídica sesión con el tablero ouija habría que sumar algo más que posiblemente también ha influido, pero para ello hay que remontarse algunos años más atrás. 

Todo transcurría con normalidad una noche en aquella vivienda. Unos amigos habían decidido reunirse para compartir unas horas alrededor de la mesa con una deliciosa cena. Salva, que se encontraba entre aquellos comensales, nos narra lo que pudo observar y sentir esa noche. 

Cuenta como uno de los invitados parecía encontrarse algo inquieto e incómodo y como su mirada se dirigía constantemente hacia una de las esquinas del salón donde se encontraban todos. Lo más inquietante fue ver cómo aquel hombre parecía interactuar con aquel rincón, como si sólo él pudiera ver lo que allí había, pues parece ser que tenía ciertas habilidades para establecer contacto con el otro lado.

Las primeras horas transcurrieron con normalidad para todos los invitados. Nadie parecía ser consciente de lo que estaba ocurriendo allí, a excepción de Salva. No obstante, los comensales acabarían percatandose de que algo extraño estaba sucediendo a su alrededor, aunque no sabían muy bien el qué. Aquello fue en aumento hasta llegar a una histeria colectiva que hizo que todos abandonasen aquella vivienda a toda prisa. 

Estando en el vestíbulo, Salva se dió la vuelta viendo el rostro de un hombre de avanzada edad que le era totalmente desconocido. Salió de la vivienda y comenzó a bajar por las escaleras pero cuando pensó que el peligro había pasado, comenzó a percatarse en días posteriores de que algo le estaba sucediendo: pasó a ser zurdo, cuando era diestro y comenzó a cojear de una pierna. 

Ambas características habrían pertenecido a un hombre que años antes habría decidido quitarse la vida en la planta superior de la vivienda. Un acontecimiento traumático que quizá… haya tenido que ver con esta sesión de la ouija. ¿Todo esto fue fruto de la histeria colectiva y a sugestión? ¿O realmente ocurrió algo que desembocó en una posesión parcial? Para intentar darle una respuesta a todo ello nos hemos desplazado a este enclave.

Por último, agradecer al dueño por abrirnos las puertas de su casa y a Salva por ponernos tras la pista de este fascinante caso. 

Sed bienvenidos al otro lado. Esto es… Grupo Zero Investigación

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *