Colonia Santa Eulalia y su teatro Cervantes: historia y leyenda

La colonia Santa Eulalia es uno de los lugares abandonados de la Comunidad Valenciana que sigue resplandeciendo a pesar de no ser ni la sombra de lo que fue. El vizconde de Alcira y su socio, el noble Antonio de Padua, mantuvieron la colonia en funcionamiento por unos pocos años. La muerte sobrevenida de Antonio ha alimentado hasta nuestros días la leyenda sobre los fenómenos paranormales que allí presuntamente acontecen. Un enclave mítico en la región al que hemos tenido la oportunidad de acudir para hacer nuestra propia investigación. 

Los inicios de la colonia: Una vista atrás en el tiempo

Una carretera asfaltada y estrecha dirige hasta la Colonia de Santa Eulalia. Alrededor todavía es posible cruzarse con vecinos de la zona que han ido a pasar algunos días de vacaciones o, simplemente, viven allí. En medio de la cotidianidad  de aquellas personas se encuentra el palacio que es consumido por el tiempo, zozobrando irremediablemente, aunque manteniendo todavía su firmeza. 

Accediendo a él, se percibe la ostentosidad de lo que un día llegó a ser y la elegancia que logró tener, pues se trata de una verdadera joya arquitectónica de la época con un gran valor y que ha sido abandonado a su suerte ante la indiferencia de preservar el edificio.

Un lugar que sigue resplandeciendo y que pese a su estado, sigue manteniendo una sombría y decadente belleza que pocos lugares abandonados en España pueden llegar a tener. Sin embargo, fue inevitable no acordarse del Palacio de los Gosálvez, donde también pudimos hacer una investigación y que podréis encontrar en esta misma web. 

La tierra de Santa Eulalia: Suelo imperecedero

Sin duda cuando conoces el pasado del lugar donde acudes y eres consciente de algunos de los sucesos y eventos que allí acontecieron, todo se ve desde otra perspectiva. Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que este enclave ha sido el que más veces nos habéis pedido. Y es que, indagando en su historia, no es para menos.

Bajo el suelo que se pisa de las calles de la colonia, se esconde un antiguo cementerio andalusí. Las construcciones más modernas que se han hecho sobre cementerios antiguos parece mantienen allí la energía, absorbida por la tierra imperecedera. Al acudir a los orígenes de la colonia todo termina en un punto, y es que no te queda más remedio que creer que todo cabalga entre la realidad y la más pura de las leyendas. Las habladurías sobre estos lugares son muy difíciles de confirmar, las historias se distorsionan y contrastar la información se puede convertir en toda una auténtica odisea. Sin embargo, y para poder formar una opinión, lo mejor es comprobarlo por uno mismo.

Los primeros esbozos de la colonia Santa Eulalia

Corría el año 1928. El noble Antonio Padua de Saavedra y Rodríguez de Guerra era conocedor del sistema económico que abundaba en Cataluña por aquel entonces. Se trataba de un sistema basado en el socialismo utópico que pretendió trasladar hasta la zona para dar forma a un sueño que tenía junto con su mujer, María Concepción Fontes y Sánchez de Teruel. Un sueño que harían realidad aunque por poco tiempo.

Antonio inicia los trámites para construir el Palacio. La idea primordial era poder crear una colonia absolutamente autosuficiente y poder subsirtir de los beneficios obtenidos que se generaban a través de la producción, comercialización y venta de los productos que allí se obtenían. A penas llegaban a los 200 habitantes pero llegó a contar con una fábrica de harinas, una destilería, estación de ferrocarril, economato, hospedería y un casino que cobraría gran relevancia en la vida de los protagonistas de esta historia. También construirían un teatro, llamado Cervantes, que pese al estado de abandono en el que se encuentra, conserva con dignidad la sala de butacas, los palcos y los frescos de sus paredes. 

Búsqueda de un socio para hacer crecer la colonia

Sin embargo, todo ello era demasiado trabajo para únicamente un par de manos y pronto se vio en la obligación de buscar un socio. De tal manera, Mariano de Bertodano y Roncalí, vizconde de Alcira y primo segundo de Antonio, asumió la tarea y siguieron manteniendo todo aquello juntos y en el año 1900 fundaron la sociedad Saavedra y Bertodano.

Mariano estaba casado con María Vial, la adinerada hija de un indiano, siendo ella además, quien aportó el grueso del capital que permitió construir la Colonia y activar la sociedad. Sin embargo, pese a que todo parecía que había sido un plan perfecto para ambos matrimonios, realmente aquí se da un punto de inflexión donde comenzarán todos los problemas y el infrenable declive de Santa Eulalia.

El declive de la colonia Santa Eulalia: infidelidades, alcohol, juego y sexo

La asociación entre ambos matrimonios no únicamente fue por temas de trabajo y es que, Antonio de Padua y María Vidal, comenzaron una relación adúltera a espaldas de sus respectivas parejas. Sin embargo, no pudieron mantener el secreto por mucho tiempo. El esposo de María, Mariano Bertonado, así como María Concepción, se acaban enterando de la infidelidad. Esto les lleva a ambos a interponer una denuncia a cada uno de sus cónyuges, lo que llevó a un juicio que terminó siendo mediático y a ocupar espacios en las portadas de los periódicos de la época. Cabe recordar que por aquel entonces el adulterio llevaba aparejada pena de cárcel. En consecuencia, ambos adúlteros, fueron condenados a 3 años, 6 meses y 21 días para pasarlos entre rejas. Sin embargo, todo quedó en agua de borrajas y ninguno de ellos cumplió con la condena. 

Mariano y María Vial se divorciaron oficialmente en 1908 por motivos obvios. La Colonia al completo pasa a los mandos de ella, de María, al haber invertido parte de su fortuna en ella. María Vial inicia, a partir de aquí, una relación con Antonio y establecen su residencia en el palacio, pero su unión iba a ser efímera. 

Tras esto se produce un punto de inflexión y la historia comienza a complicarse a la hora de diferenciar cuáles son sucesos ciertos y cuáles han sido fruto de la leyenda popular. Se cuenta que en los pueblos aledaños eran conocidas las fiestas que acontecían en el casino de la colonia, donde el alcohol, juego y desenfreno eran los principales protagonistas. 

Primeros pasos hacia la decadencia

María terminó por convertirse  en una asidua de estas juergas y ello desquiciaba a Antonio profundamente. Sin embargo, Antonio, lejos de cortar de raíz esta espiral de locura y libertinaje, se entregó también al alcohol y al juego. La relación se volvió extremadamente tóxica. En un momento de cordura en mitad de esta vorágine, Antonio decidió alejarse de allí sabiendo que aquello iba a convertirse en su fin. No se equivocaba. 

Huyendo lejos de aquellos escenarios y encontrándose en Barcelona, le llegó el rumor de que la condensa había gastado gran parte de la fortuna de ambos en convertir el palacio en prácticamente un burdel. Allí se celebraban fiestas donde el alcohol, el juego y el sexo eran los principales protagonistas.. Desesperado, volvió a la colonia con la intención de poner freno a tanto libertinaje pero no ocurrió así. Más bien fue todo lo contrario, y es que Antonio acabó seducido por los encantos de Maria Vial nuevamente. La misma noche que volvió a la colonia, se sumó a la fiesta. Mientras bebía sin control se incorporó a una partida de cartas en la cual acabó por dinamitar su ya diezmada fortuna. Lo perdió absolutamente todo. 

La muerte de Antonio y fin de un sueño

Tras toda la noche bebiendo, mezcla de la juerga y la desesperación de haber perdido todo su patrimonio, Antonio desapareció de la fiesta. Fue hallado ahogado en la fuente situada en la entrada, a escasos metros de la puerta principal del palacio. Fue encontrado con medio cuerpo fuera y la cabeza sumergida en la fuente de escasa profundidad. Partiendo de la base de que estos hechos fueron ciertos, ¿qué ocurrió para que se ahogase? ¿iba tan sumamente ebrio para morir de forma tan absurda? ¿se suicidó? ¿o acaso fue asesiado por alguna disputa de juego? ¿quizá un fue un plan urdido por María para quedarse con la fortuna de su pareja? Si esa fue su intención, parece que de poco le sirvó.

Según las crónicas, se cuenta que María abandonó la colonia poco después, en plena noche y asfixiada por las deudas. Con sus pertenencias en una maleta se subió a un tren hasta llegar a Madrid, donde acabó sus últimos días pidiendo limosna en el metro. 

Fenómenos paranormales en la colonia Santa Eulalia

Somos muchos los que nos hemos trasladado hasta el lugar para intentar captar fenómenos que escapen de la lógica. Y algunos se han topado con aquello que iban buscando. Desde psicofonías con las fiestas que allí acontecieron, hasta testimonios de cómo una mano invisible toca a los visitantes.

No es de extrañar que un lugar que ha estado rodeado de situaciones de profundo dolor, acabe impregnando el ambiente y manteniéndose ltente con el paso de los años. Se dice que el conde aun sigue allí y que en cuanto una mujer de características similares a María Vial se adentra en el palacio, él muestra su interés tocándola y haciéndose notar. 

Nos adentramos en las estancias del viejo palacio con la intencóon de contactar con alguno de los implicados. ¿Qué hay de verdad en todos los hechos que se narran? Nosotros quisimos descubrirlo por nosotros mismos. Además, también contamos con la incorporación al grupo de Andy, el cual ya conocéis de reportajes anteriores. 

Sed bienvenidos al otro lado. Esto es… Grupo Zero Investigación. 

Archivo histórico de fotografías de la antigua colonia

A continuación os dejamos una recopilación de imágenes antiguas.


Si te ha gustado, te invitamos a que te pases por este otro artículo donde te contamos la investigación realizada en la colonia minero de Figols:


Fuentes consultadas:

https://www.lugaresconhistoria.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Colonia Santa Eulalia y su teatro Cervantes: historia y leyenda”