Manicomio abandonado: sombras y otros fenómenos paranormales

Los antiguos manicomios son lugares cargados de dolor y sufrimiento. De eso no hay duda. Siglos atrás, los sanatorios mentales tenían más en común con las cárceles que con los propios sanatorios. En condiciones infrahumanas, bajo tratamientos crueles y sufriendo todo tipo de vejaciones, los internos convivían hacinados sin importar el grado o tipo de patología. Lo único importante era apartarlos de la sociedad. Esto fue así hasta finales del siglo pasado, donde ya podemos hablar de psiquiátricos y tratamientos farmacológicos para cada patología mental. Aun así, estos centros eran lugares duros repletos de sufrimiento.

La locura en la historia

Los trastornos o perturbaciones en las facultades mentales, antes simplificado como locura, ha sido a lo largo de la historia considerado como algo sobrenatural. En Europa, en la antigüedad, se pensaba que las enfermedades mentales eran obra de las divinidades, que castigaban o se vengaban del individuo de esta forma. Por este motivo no eran perseguidos, eran considerados víctimas de los caprichos de los dioses y no culpables.

En la edad media, con la entrada del cristianismo, el concepto varía. La locura pasa a ser signo de posesión o pacto con el maligno, por lo que en muchos casos se exorcizaba a los enfermos. Aunque también se vio desde un prisma “médico”, entre comillas, pues se intentaba solucionar el mal mediante trepanaciones. Se tenía la creencia de que la causa se ubicaba en la cabeza en forma de piedra, por lo que se agujereaba el cráneo para extraer la llamada «piedra de la locura» o, simplemente, para que los demonios abandonasen la cabeza del enfermo.

 Cuadro representando la extracción de la llamada "piedra de la locura"
Cuadro representando la extracción de la llamada «piedra de la locura»

Con la entrada del renacimiento, si bien las técnicas antes descritas entran en cierta decadencia (por suerte), el remedio no es mucho mejor. Se opta por desplazar a los llamados locos enviándolos lejos de las ciudades, al campo o incluso en barcos a la deriva en alta mar. Padecer cualquier tipo de patología mental, por pequeña que fuera, era prácticamente una sentencia.

Valencia, siglo XV: El primer manicomio de Europa

Es en 1409 cuando nos encontramos con un dato muy interesante a la par de desconocido para la mayoría de personas. El 24 de febrero de dicho año, un religioso español de la Orden de los mercedarios, Juan Gilabert Jofré, conocido como el padre Jofré, presencia cuando iba de camino a dar el sermón en la catedral de Valencia, como unos muchachos insultan y apedrean a un enfermo mental. Consternado, sale en su defensa y lo protege. Pero este hecho lo marca tanto que cambia el contenido del sermón, instando a la necesidad de construir un hospital o casa para acoger a los locos e inocentes, evitando así que deambulen por la ciudad y puedan sufrir daños.

"El padre Jofré defendiendo a un loco" por Joaquín Sorolla (1887)
«El padre Jofré defendiendo a un loco» por Joaquín Sorolla (1887)

Su sermón es escuchado por unas cuantas personas acaudaladas que deciden donar dinero para la construcción de este edificio. Con este capital y la aprobación del papa Benedicto XIII y el rey Martín I de Aragón, consigue que se levante un hospicio para enfermos mentales llamado el Hospital de los Pobres Inocentes. Este sería el primer asilo mental del mundo occidental y primero del mundo con una organización terapéutica. En el lugar donde se emplazaba este asilo hoy se encuentra la biblioteca pública de Valencia, la cual se levanta sobre los restos que no se derribaron en 1960.

 Derribo del viejo manicomio abandonado de Valencia
Derribo del viejo manicomio abandonado de Valencia

Manicomios: lugares de dolor y tortura

Tras gozar de gran popularidad, este modelo se trasladó a Zaragoza y se fue multiplicando progresivamente, expandiéndose por toda Europa y llegando a México en 1566, el primero de todo el continente americano. Aunque estos centros se iniciaron con la premisa de, palabras textuales, «recoger a los insensatos, evitar los insultos a que se hallaban expuestos, mejorar su situación y procurar restablecerles el juicio», con el paso de los años esta premisa parece olvidarse.

Últimos años del sanatorio mental de Valencia
Últimos años del sanatorio mental de Valencia

En el siglo XIX aumentan los manicomios y su población de internos. Repudiados y estigmatizados, son encerrados en estos lugares que se asemejan más a presidios que a centros de ayuda. Bajo condiciones infrahumanas, aquí proliferan todo tipo de torturas y vejaciones con la excusa de tratamientos beneficiosos para el interno. En Paris, atar de pies y manos a los enfermos y sumergirlos en agua fría era considerado un tratamiento puntero. En Reino unido, uno de los tratamientos de moda era poner a los enfermos en mecanismos que giran frenéticamente con la intención de devolverles la cordura.

Las duchas de agua fría era un tratamiento muy común en estos centros
Las duchas de agua fría era un tratamiento muy común en estos centros

Palizas y golpes estaban a la orden del día, así como cualquier tipo de martirio que podamos imaginar, pues los internos estaban aquí abandonados, repudiados por sus familias y privados de cualquier derecho. Solo eran dementes para los cuales no había cabida en la sociedad. No todas las personas ingresadas mostraban un cuadro psicótico o patología alguna. En ocasiones, personas totalmente sanas eran recluidas en contra de su voluntad por error o simple interés, para quitarlos de en medio. Estos pobres desdichados no tardaban en perder la cordura a consecuencia de los inhumanos tratamientos y el hacinamiento insalubre, compartiendo espacio con personas enfermas. Uno de los peores castigos a los que puede ser sometido una persona.

Representación de primitivas camisas de fuerza
Representación de primitivas camisas de fuerza

De los manicomios a los psiquiátricos

La línea entre la cordura y la locura era muy delgada, y cualquier comportamiento fuera de lo común podía ser motivo de ingreso, en contra de la propia voluntad, en uno de estos manicomios, logrando un coctel esperpéntico de personas verdaderamente enfermas, con otras que, o bien estaban sanas, o simplemente tenían una patología leve.

Paciente diagnosticada con "histeria femenina"
Paciente diagnosticada con «histeria femenina»

La medicina al respecto estaba tan poco desarrollada que, por ejemplo, en época victoriana era frecuente diagnosticar en mujeres lo que se conocía como «histeria femenina», la cual tenía un amplio abanico de síntomas, como insomnio, falta de apetito, espasmos, dolores de cabeza e incluso «tendencia a causar problemas», entre otros. Los tratamientos para este mal nos parecen ahora muy estrambóticos.

Uno de los tratamientos usados para la "histeria femenina"
Uno de los tratamientos usados para la «histeria femenina»

En el trascurso siglo XX estos los sanatorios mentales mejoran lentamente. Durante la primera mitad de este siglo se siguen utilizando técnicas crueles como las descargas de electrochoque y las condiciones y trato de los internos siguen siendo más similares a las de una cárcel que a las de un sanatorio. Es por ello que muchos países recurrieron como castigo al internamiento en manicomios de opositores políticos. Durante las décadas finales del siglo pasado, con un avance de los tratamientos farmacológicos y por otro lado los derechos humanos, se inicia un cambio radical en lo que conocemos como manicomios. Y es aquí donde entra el lugar que hoy os traemos.

De la vanguardia al abandono: historia de un psiquiátrico

El proyecto del edificio que aquí os traemos se concibe a finales de la década de los 60. Se diseña como uno de los centros más vanguardistas y modernos, muy alejado de la idea de manicomio que aun perduraba. Con una fuerte inversión, se construye un complejo monumental de casi 40000 metros cuadrados y que alberga todo tipo de servicios, como si de una pequeña ciudad se tratase. De tres pabellones con dependencias diferenciadas para hombres y mujeres, contaba con jardines, galerías acristaladas con patios interiores, pistas deportivas, cine, teatro e instalaciones de terapia ocupacional.

Polideportivo del manicomio abandonado
Polideportivo del manicomio abandonado

También albergaba peluquería, cafeterías e incluso tiendas, todo lo necesario para que los internos se sintieran como en casa. Era más parecido a un sanatorio que a un psiquiátrico. Pero con la llegada de una reforma en la década de los 80, en la que se pretende cerrar este tipo de centros e integrar a los enfermos en la sociedad, se viene el cierre de las instalaciones. Pero el centro se transforma y vuelve al funcionamiento, esta vez acogiendo a personas drogodependientes o con algún tipo de adicción. Sigue cumpliendo su labor social durante un tiempo, pero al final acaba por echar el cierre.

Imagen de una pequeña capilla del manicomio abandonado
Imagen de una pequeña capilla del manicomio abandonado

Un manicomio abandonado: voces y sombras en sus corredores

No es el primer manicomio abandonado que investigamos en busca de lo insólito. Ya tuvimos la oportunidad de investigar en otro colosal manicomio, aunque mucho más antiguo, con fantásticas evidencias paranormales, y el cual también podéis encontrar en nuestra web. Otro sería, aunque mucho más pequeño, el de los dos reportajes en el mal llamado manicomio de Cheste y que los resultados fueron también impresionantes. Quizá sea debido a que se edificaron en la misma década, pero el centro de Cheste y este guardan grandes paralelismos en su construcción, con la diferencia de que este centro es muchísimo más grande y, por suerte, en buen estado en el momento de nuestra exploración.

Imagen de un corredor del manicomio abandonado
Imagen de un corredor del manicomio abandonado

Largos y laberínticos corredores, varias plantas, un sótano, infinidad de habitaciones, un polideportivo o una impresionante iglesia, son algunos de los lugares que alberga este interminable enclave. Un lugar idóneo para encontrarnos con lo imposible. Y podemos adelantar que así fue. Nada hizo imaginar lo que allí íbamos a oír… y a ver.

Impresionante iglesia en el interior del centro abandonado
Impresionante iglesia en el interior del centro abandonado

Acompañarnos por los corredores de este impresionante psiquiátrico en una investigación paranormal llevada a cabo en total oscuridad, tan solo con la visión nocturna de nuestras videocámaras.

Sed bienvenidos al otro lado. Estos es….

Grupo Zero Investigación


Si te ha gustado, te invitamos a que te pases por este otro artículo donde te contamos la investigación realizada en el manicomio de la desesperación:


Fuentes consultadas:

https://cadenaser.com/programa/2015/10/10/hora_14_fin_de_semana/1444442081_777173.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Gilabert_Jofr%C3%A9

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662002000200009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *